El beso de Singapur: la técnica milenaria que asegura un placer como nunca antes habías tenido

Existe una tendencia actual a querer busca siempre lo reciente, la novedad del momento, y a veces la solución a todos nuestros problemas se encuentra en las cosas más básicas.

Este es el caso del beso de Singapur, una antigua técnica sexual donde la mujer utiliza la vagina para estimular el pene del hombre, como si lo estuviera succionando.

El beso de Singapur, la milenaria técnica sexual para conseguir un orgasmo épico

¿Qué es el beso de Singapur?

El beso de Singapur, también llamado pompoir, es una práctica que ha sido implementada desde la antigüedad y que consiste en producir con la vagina un efecto semejante al de la boca durante el sexo oral.

Los músculos vaginales se utilizan para estimular la erección masculina, lo que provoca orgasmos más intensos para ambos.

Se trata de una técnica algo complicada para algunas mujeres y requiere cierto entrenamiento del músculo pubocoxígeo, que es el encargado de estimular el pene en este caso. Otras mujeres, en cambio, son capaces de hacer este movimiento de forma natural.

¿Cómo se realiza el beso de Singapur?

Aunque existen varias formas de hacerlo, si sigues estos pasos conseguirás un orgasmo inolvidable:

  1. El hombre se coloca tumbado boca arriba y la mujer sentada sobre él a horcajadas. Él debe ser totalmente pasivo, dejando que ella lleve el ritmo.
  2. Introduce el pene en la vagina.
  3. Las caderas deben permanecer quietas, pero sí que podéis estimularos con las manos.
  4. A continuación tiene que entrar en acción el músculo pubcoxígeo, con contracciones continuadas e intensas que propiciarán el orgasmo.

¿Cómo entrenar el músculo pubocoxígeo?

{keyword}
Muy pocas mujeres son capaces de lanzarse a realizar esta técnica sin haberse entrenado antes.

Para entrenar, puedes probar con algunos ejercicios propios de suelo pélvico para mujeres embarazadas o mujeres que sufren pérdidas de orina, entre los que se encuentran: contracciones, apretar, empujar y otra clase de movimientos realizados de forma consciente.

La idea es que las mujeres aprendan a identificar esos músculos y los ejerciten durante el coito. Con el tiempo, las mujeres lograrán más firmeza en sus músculos, creando la sensación de una vagina más estrecha y presionando con más fuerza sobre el glande del pene durante el coito.

¿Qué siente el hombre durante el beso de Singapur?

Para ellos es una sensación incomparable, es como si le masajearan el pene a la vez que le estimulan el glande.

Si quieres llevar a tu pareja al séptimo cielo y hacer que tenga un orgasmo que nunca olvidará, prueba a fortalecer tu músculo pubocoxígeo y poner en práctica el beso de Singapur.

¡Si te resultó interesante, compártelo para que más personas conozcan esta curiosa práctica!

Fuente: Rolograma

Compartir