Esta mamá le dijo a sus hijas la verdad sobre su boda. Suena terrible, pero estoy con ella

Kristen finalmente confesó la impactante verdad sobre su boda con sus hijas … No sabía qué pensar al principio, pero al final, tengo que estar de acuerdo con la decisión que tomó esta madre.

Esta mamá le dijo a sus hijas la verdad sobre su boda

Ella escribió lo siguiente:

“Estimadas Hijas,

Hace unos meses atrás ambas estuvieron en una boda y entre eso y todos esos tableros con fotos en Pinterest  programas de boda en Netflix las llevaron a pensar y cuestionarse de como fue mi boda.

Así que, hoy quiero contarle un poco sobre eso. En primer lugar, fue algo muy feo y embarazoso.

No, de verdad, lo fue. Era 1994, por lo que eso no ayudó mucho.

Tampoco lo fue mi romántica época victoriana con la cual soñaba. El color de mi acento eran malva y verde bosque. Sí. Eran colores interesantes contra los bancos de color naranja de la iglesia y con aquellos árboles de Navidad en el escenario. (Fue una boda de diciembre).

Las damas de honor llevaban vestidos como tiendas de campaña de color malva hechos a mano que podrían acomodar una variedad de tamaños, incluyendo una dama embarazada. Estoy bastante segura de que quedaron muy cansadas, mientras que yo estaba en mi luna de miel.

Siempre había planeado un vestido victoriano de marfil de manga larga. Pero en cambio me enamoré de un vestido blanco espaldas afueras con lentejuelas muy contemporáneo. Tenía muchas cosas planeadas para mi boda.

Recuerdo que cuando ustedes encontraron mi vestido en una caja en el ático hace un par de años y me preguntaron si se lo podían probar? Ese tipo de cosas son difíciles para las madres.

La recepción fue en la pequeña sala de becas, con poca luz. No había cena o baile o suficiente satén para cubrir la oscuridad de la habitación. Había una especie de ponche, un delicioso pastel de bodas y algunos frutos secos.

No había recuerdos de fiestas o bengalas. Los huéspedes arrojaron alpiste mientras corríamos a mi coche azul compacto Isuzu, inundado con la escritura ridícula y un condón en el silenciador (la contribución de su tío). Todavía recuerdo la mirada en el rostro del pastor como nos despedimos.

Inmediatamente nos detuvimos en un restaurante de comida rápida donde aproveché y me quité la ropa interior y oriné en el piso del baño. Eso estuvo mal. Pero no podía aguantar!

No puedo pensar en una sola imagen digna de ese día.

No estaba a la moda ni llena de lujos.

No había una pista de baile o orquídeas frescas y las lámparas que cuelgan de los árboles.

Pero yo no cambiaría nada de ese momento.

Pronto, incluso con nuestro poco glamuroso álbum de fotos de nuestra boda y luna de miel, su padre y yo celebraremos 20 años de matrimonio en esta Navidad. Porque entendimos que un matrimonio no se trata de una boda.

Descubrimos que una vida de amor y compromiso triunfa sobre un evento en cualquier momento. Aprendimos que a partir de nuestra nueva vida juntos hemos vivido libre.

Ayer, leí que el 70% de las niñas que crean tablas de boda en Pinterest, ni siquiera se han enamorado todavía. Con cada matrimonio que termina, nos vamos a pasar el tiempo planificando y sufriendo por querer tener ese día perfecto?

Me pone triste que el mundo se este concentrando más en las bodas que en el matrimonio. Quiero que sepas que el matrimonio es más que un lugar o un menú. Es mucho más que el día perfecto o decir sí a la vestimenta. Y sé que probablemente van a querer todo lo anterior algún día. Y eso está bien!

Sólo quiero que pasen más tiempo orando que planeando. Quiero que sacrifiquen más de lo que gastan. Quiero que entiendan su compromiso con el hombre de sus sueños, eso es más que un certificado – es un pacto con Dios.

Por encima de todo, quiero que conozcan el amor. El tipo de amor que su padre y yo tenemos y que persiste por encima de los sufrimientos, dificultades y dolores de cabeza. Quiero que sepan que son amadas.

He visto lo rápido que pasa el tiempo. Sé que los días son largos y los años son cortos.  Sé que mientras escribo esto, una de las dos está jugando y la otra está practicando volteretas en el patio, y llegará el momento en que tendré que renunciar a ustedes.

Ambas están recién empezando a soñar. No se detengan! Quiero sobre todo que sepan que mi boda no fue la gran cosa. Pero mi matrimonio es más que eso.

Con mucho amor:

Mamá”

¡Guauu! Estoy impresionado por la honestidad y la sabiduría de Kristen en sus palabras. Es un buen recordatorio para nosotros para que no olvidemos lo que realmente es importante en la vida. Así que muchas personas se dejan atrapar por las bodas en sí, pero se olvidan del matrimonio.

Si las palabras de Kristen te inspiran, por favor comparte esto con tus amigos hoy y no olvides darnos un LIKE!!!

TE PUEDE INTERESAR

Add a Comment